Por qué prefiero los patines quad a los de línea

21-5-2015

Hoy en día casi nadie contempla comprarse unos patines tradicionales para patinar por la calle. Desde que se pusieran de moda hace un par de décadas, los patines en línea dominan el mercado hasta el punto de que se hace difícil encontrar (al menos en España) tiendas que oferten patines clásicos aptos para patinar por la calle.

¿A qué deben los patines en línea su incontestable éxito?

  • Son más rápidos y su rodadura es más suave, porque la superficie de rozamiento es menor, y porque al tener cuatro ejes (y no dos, como los tradicionales), ante cualquier irregularidad del terreno tres de las ruedas son siempre solidarias con la rueda afectada, lo que mejora la calidad de rodamiento.

  • La curva de aprendizaje es menor al ser más estables. Contrariamente a lo que piensa mucha gente, el hecho de que las ruedas primera y última sobresalgan por delante y detrás de cada pie, hace que la zona de equilibrio sea mayor, aportando mayor estabilidad y seguridad al patinador novel.

  • La oferta es abrumadoramente superior. Ya sea por que la industria se ha adaptado al gusto del consumidor o al revés, el caso es que la oferta de quads para calle es prácticamente inexistente en los escaparates de cualquier tienda de patinaje.

  • Son más baratos comparativamente.

Visto así no es de extrañar que la mayoría la gente se decante masivamente por los patines en línea. Pero entonces, ¿por qué algunos seguimos prefiriendo el patín clásico? ¿Acaso somos masocas?

Patín de velocidad de la marca italiana Boen

En un par de ocasiones he intentado pasarme al inline para aprovechar todas sus ventajas. Sin embargo, todos esos coqueteos con los patines en línea han sido en vano. ¿Por qué? Porque el patín tradicional me ofrece algo que el patín en línea lamentablemente no puede ofrecerme, y que se resume en una sola ventaja:

  • Libertad de movimientos del tobillo, lo que, unido al hecho de que puedo elegir la bota que yo quiera, me proporciona un nivel de comodidad y versatilidad que no he sido capaz de emular en un patín en línea. Y para mí, sin comodidad no hay diversión.

Esto no quiere decir que los patinadores inline no encuentren comodidad y diversión, ni que todos los patinadores de quads lo hagan por el mismo motivo que yo. Lo único que pone de relieve, en definitiva, es que tanto el inline como el quad son opciones igualmente válidas para divertirse, y que ambos tienen sus pros y sus contras.

Si nunca has probado los quads, deberías probarlo ni que sea por un día... Descubrirás a lo que me refiero.

comments powered by Disqus